TRIDUO A CLARET ¿HASTA DÓNDE PUEDES AMAR?

IMAGEN MISIONERA PARA CONTEMPLAR : Marcha por la vida, Vicaría San Antonio María Claret, 2014, Córdoba, Argentina.

Comenzamos uniéndonos en oración:

Nuestros sufrimientos son caricias bondadosas de Dios, llamándonos para que nos volvamos a Él, y para hacernos reconocer que no somos nosotros los que controlamos nuestras vidas, sino que es Dios quien tiene el control, y podemos confiar plenamente en Él. Pidamos a Jesús por la gracia de vivir amando y amando poder sanar heridas y el dolor. Amén Madre Teresa de Calcuta

Buena noticia de Jesús, según san Marcos (Mc 14, 32-41):Llegaron a una propiedad llamada Getsemaní, y Jesús dijo a sus discípulos: «Quédense aquí, mientras yo voy a orar».Después llevó con él a Pedro, Santiago y Juan, y comenzó a sentir temor y a angustiarse. Entonces les dijo: «Mi alma siente una tristeza de muerte. Quédense aquí velando».Y adelantándose un poco, se postró en tierra y rogaba que, de ser posible, no tuviera que pasar por esa hora. Y decía: «Abba –Padre– todo te es posible: aleja de mí este cáliz, pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya».Después volvió y encontró a sus discípulos dormidos. Y Jesús dijo a Pedro: «Simón, ¿duermes? ¿No has podido quedarte despierto ni siquiera una hora? Permanezcan despiertos y oren para no caer en la tentación, porque es espíritu está dispuesto, pero la carne es débil».Luego se alejó nuevamente y oró, repitiendo las mismas palabras. Al regresar, los encontró otra vez dormidos, porque sus ojos se cerraban de sueño, y no sabían qué responderle. Volvió por tercera vez y les dijo: «Ahora pueden dormir y descansar. Esto se acabó. Ha llegado la hora en que el Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los pecadores.

Para reflexionar: ¿Dónde creo que hace falta el amor y en qué manera puedo testimoniarlo? ¿Qué me suscita esta frase, “amar hasta que duela”?

 

Oración: Como Antonio M. Claret,  hemos  sido  ungidos  para  anunciar  la  Buena  Nueva  a  los pobres; impulsados por el mismo Espíritu nos comprometemos a acoger, escuchar, acompañar y cuidar  a los más frágiles de la tierra: los sin techo, tóxico dependientes,  refugiados,  migrantes,  indígenas,  ancianos,  mujeres  maltratadas,  niños  por nacer, todos los explotados e indefensos. Porque no se puede ser claretiano como si los pobres no existieran. Nos abriremos  a  nuevas  experiencias  del  Espíritu  que  nos  hace  salir  hacia  las  periferias  de pobreza, exclusión y descarte, que nos agracia con el don de la misericordia y la compasión, que  nos  concede  una  visión  profética  alternativa  desde  las  periferias y  que  nos  lleva  a  promover  culturas  éticas  de  cooperación  y solidaridad. Nos uniremos más con los pobres, que son agentes evangelizadores, protagonistas de la única Misión que viene del Espíritu, haciendo realidad una Iglesia abierta y pobre.  Impulsaremos, también, compromisos de acogida y acompañamiento  de  personas  y  colectivos empobrecidos y excluidos, promoviendo procesos de inclusión y transformación social. Amén. (XXV Capítulo General de los Misioneros Claretianos– 2015)

 Corazón fiel de María Sé nuestra compañía

Padre Claret y mártires claretianos rueguen por nosotros

P. MARIO BUSSOLO CMF

(TOMADO DE LA NOVENA DIGITAL AL PADRE CLARET DE NUESTROS HERMANOS CLARETIANOS)