Reflexión Mes de Septiembre

Jue, 09/08/2016 - 15:55 -- editormcm

Estar en el mes de la Biblia, inspira a tomar más conciencia de la Vida que Ella nos ofrece, sólo que para descubrirla se hace imprescindible la capacidad de asombro, de lo contrario perdemos su frescura y caemos en la tentación de pensar que ya nos la sabemos.

El tema que nos ofrece el Evangelio de este domingo es el Seguimiento y sus condiciones, puestas por el mismo Jesús. “Se volvió y dijo…” Lc.14, 25-33

Cuando Jesús se vuelve, entiendo que es frente a frente y mirando a los ojos como lanza su invitación y propuesta. No da por hecho que los que van tras él, lo siguen. Porque el seguimiento no se da en masa, supone ser llamada y responder yendo hacia Jesús. Una respuesta bien discernida en libertad cuya motivación sea el amor; y  la característica de este amor que señala el mismo Jesús, es la radicalidad generosa. Amarlo con todo el corazón; será así como podremos anteponer su persona y propuesta de Reino, a la familia y a todo lazo afectivo.

Generalmente nos detenemos en este aspecto, sobre todo en la primera etapa del seguimiento y se pierde de vista que la lista familiar hecha por Jesús, concluye así: “y hasta la propia vida” esto es: criterios, intereses, proyectos, aspiraciones, necesidades… Creo que es aquí donde la Palabra nos pide atención decidida, para devolverle a Jesús el lugar que le corresponde, el Primero. Y alcanzar de esta forma la disponibilidad para correr su misma suerte, asumiendo la cruz de cada día. La cruz no se puede cargar con la punta de los dedos, es abrazándola como la llevó Jesús; y comúnmente se abraza lo que se ama.  

Hoy más que nunca la realidad que estamos viviendo pide respuestas discernidas en fe, libres de apegos, en la confianza de que Él se compromete hasta el fondo con cada persona que lo sigue de corazón.

 

Fecha del evento: 
Jueves, Septiembre 8, 2016 - 16:00