Recemos juntas/juntos:

Madre mía... mira el dolor de tus hijos e hijas... guarda a los más pobres, quienes con fatiga intentan construirse un futuro y un hecho como este les destruye la esperanza. Sostén a tu Iglesia y a nuestros pastores para que asuman el liderazgo espiritual y moral que les compete con palabras hondas y acciones fuertes que devuelvan a nuestro pueblo motivos para seguir esperando en Dios y confiando en sus mejores energías. Consuela las lagrimas de quienes lloramos por nuestros hermanos y hermanas fallecidos... por los niños y niñas... por los ancianos y ancianas... que nadie se evada en su egoísmo en esta hora que exige generosidad y amor. Amén

Pbro. Guillermo Gutiérrez