Movimientos en la Madre Tierra, en México y en su gente

Hoy justo cuando se cumplieron 32 años de aquel sismo que dejó marcas en la vida de muchas personas, vuelve a sentirse el movimiento de la madre tierra y la gente que en medio del temor, la confusion, la inceridumbre, el pánico; muestra su solidaridad con la esperanza de encontrar con vida a las personas que han quedado atrapadas entre los escombros.
Están los que ayudan organizando el tráfico, pues no hay semáforos, ya que gran parte de la ciudad quedó sin energía electrica; otros acercándonos a las personas que estaban en la calle por no poder entrar a sus casas; otros más llevan víveres, para quienes trabajan en mover escombros...
Al recorrer las calles pudimos percatarnos de que sí hay destrucción, pero también signos de vida que surgen del corazón solidario de nuestra gente.
En medio de la oscuridad surge la luz del compartir, acoger, ayudar, apoyar, escuchar, acompañar. Este movimiento de la madre tierra, nos mueve también los corazones para ayudar desde lo que cada persona puede...
Pedimos a Dios reconforte a las personas que han perdido sus seres queridos.
Como hace 32 años, este 19 de septiembre queda grabado en la memoria y el corazón.
Las Misioneras Cordimarianas nos unimos en esta acción solidaria con nuestra oración, y también con la presencia en los lugares a donde podamos llegar colaborando con nuestro granito de arena.