Estructuras que nos revitalizan.

En el XIV Capítulo General MCM, para la oración matutina del noveno día, partimos del Evangelio para meditar sobre como Jesús rompe con los esquemas establecidos e integra dentro de su familia a todos los que escuchan la Palabra y cumplen la Voluntad del Padre. Así también las Cordimarianas sentimos el llamado de cambiar estructuras y dejar que Dios guíe nuestros pasos.

Depués de las sesiones de estudio, durante la mañana se revisó, corrigió y se aprobó la nueva estructura de Gobierno General que pretende revitalizar a las Misioneras Cordimarianas.

Por la tarde se vivió un retiro de Desierto como preparación para el día de mañana que será de elecciones de Superiora General, así como de Consejeras Generales. Inició con una Hora Santa que en silencio retomando personalmente una carta del Secretario General de nuestros hermanos Misioneros Claretianos: 

 

Queridas amigas y hermanas de la Congregación de Misioneras Cordimarianas. Que éste sea un momento para sentiros, como Congregación, revitalizadas desde el Evangelio y vuestro carisma misionero. Y que, con el Corazón de María, salgáis al encuentro de la Vida. Que Ella, María - la primera discípula y misionera - que en tantas ocasiones se puso en camino, guíe vuestros pasos en la vida también en este Capítulo General.

Ahora y siempre es tiempo ordinario… es tiempo de cada día y del día a día ... es tiempo de Galilea, el Mar de Galilea, las redes de pesca, los caminos , es tiempo de las periferias , es tiempo en que Dios sigue reuniéndonos y compartiendo nuestro viaje con nosotros de muchas maneras. Es tiempo de profecía cotidiana y ordinaria. Tiempo de sueños y visiones…

Que sea ese un tiempo fuerte, intenso, espiritual, fraterno y misionero. Que sea un tiempo de discernimiento compartido, con los ojos fijos en Jesús de Nazaret y dejándoos evocar y sugerir su propuesta evangelizadora. “Escucha…”. ¡Es el primer mandamiento de Dios! ¡Escuchar lo que dice el Espíritu…! (Apocalipsis 2, 11).

Os ponemos bajo la protección de la Virgen María. La última palabra que los Evangelios recogen de Ella es ésta: "Haced lo que Él os diga". Que el Espíritu os haga escuchar lo que el Señor quiera deciros y os dé sabiduría y fuerza, aliento y generosidad, para continuar juntas la propuesta de vida y misión de Jesús de Nazaret para que los demás, los más posibles, tengan vida abundante, feliz y plena. Que vosotras seáis testigos creíbles de ello.

Que la intercesión de San Antonio María Claret y de los Fundadores de nuestra Congregación, Julián Collell y María del Carmen Serrano, sean inspiración para seguir siendo comunidades alegres en salida y camino misioneros.

Que el Espíritu sople fuerte, seguro que sí, y que vosotras despleguéis todas vuestras alas y velas para recoger todos los vientos y, especialmente, los vientos más favorables y mejores para ponerse en camino y salir a los cruces de los caminos… Ahora, como antes y como siempre, es tiempo de apertura de mente y de corazón, de creatividad e imaginación, de audacia y valentía. Todo ello es don del Espíritu Santo.

Posterior a la Hora Santa se dió un momento para compartir sueños y recoger lo vivdo hasta hoy en el Capítulo pensando en el presente y futuro de la Congregación. La Eucaristía concluyó la tarde de Desierto con algunos simbolos de revitalización y unidad.