Carta 96 Aniversario. 19 marzo 2017

MISIONERAS CORDIMARIANAS
CASA GENERAL
“CORAZÓN FIEL DE MARÍA, SE NUESTRA COMPAÑÍA”

Santa María de Jesús, Guatemala, C.A. a 19 de marzo de 2017

Queridas Hermanas MCM:
¡Felicidades! En nuestro 96 aniversario de fundación. Démosle gracias A Dios por su presencia paciente y cariñosa a lo largo de todos estos años de vida del Instituto. Del año pasado a la fecha hemos vivido varios acontecimientos dolorosos, de sufrimiento, pérdidas de hermanas mcm M. Gregoria Hernández, familiares, conocidos, cierre de una gran obra misionera en East St. Louis Illinois. Y por otro lado el Señor nos ha confortado, alegrado, dándonos vida y muchas señales de cariño, ha sido muy generoso con nosotras y a pesar de que le hemos fallado, El permanece fiel y sigue confiando en nosotras.

En nuestro caminar no estamos solas el Inmaculado Corazón de María nos acompaña al igual que nuestros queridos fundadores: M. Carmen Serrano y P. Julián Collell CMF y el obediente y silencioso San José a quien con gusto celebramos el día de hoy. No olvidemos que vela siempre por nuestro Instituto, sigamos conociéndolo para aprender a vivir sus actitudes.

A pesar de la distancia estamos unidas no importan lo alejado de los lugares: Honduras, Guatemala, Estados Unidos y México. Seguramente algunas hemos hecho lo posible por unirnos varias comunidades y celebrar, que bueno que podamos hacerlo y compartir no solo el alimento material, sino el espiritual: La Eucaristía y la reflexión y relectura de nuestro Carisma, todo esto nos ayudará para crecer en el amor a la Congregación y el sentido de pertenencia, necesitamos estar dispuestas a crear vínculos entre unas y otras no importa la edad, idioma, manera de pensar, tiempo de vida religiosa. Y para las que no tuvieron esa oportunidad de reunirse con otras, estamos unidas espiritualmente.

Que este cumplir un año más sea una oportunidad de fortalecer nuestro celo apostólico, ser más sensible y responder a las necesidades de los demás y ser solidarias. En la CLAR (Conferencia Latinoamericana de Religiosos), nos proponen el que reflexionemos sobre el ícono de la Visitación Lc. 1,39-45 y tener presente el lema de: “Salir de prisa el encuentro de la vida” Este ícono no es aplicable solo a Latinoamérica, sino que es una invitación general la cual podemos aprovechar y que no es sólo exclusiva para la Vida Religiosa, sino para todas las personas, sin importar el estado de vida. Y hoy en día necesitamos recuperar la espiritualidad del Encuentro.

Fijémonos en estas dos grandes mujeres: María que sensible a la necesidad de su prima, dejó su tierra, casa, ocupaciones, proyectos personales y va a la casa de su prima para prestar un servicio, apoyarla en la necesidad y todavía más comunicarle las maravillas que había hecho Dios en ella principalmente el llevarle a su Hijo Jesús.

Y en el caso de Isabel se muestra abierta, hospitalaria, cariñosa, atenta, agradecida y reconoce esa presencia de Dios en María y se lo manifiesta a través de sus palabras y actitudes. Encuentro de generaciones, María una joven tal vez sin experiencia, pero llena del Espíritu de Dios e Isabel mujer mayor podría decirse que anciana pero llena de fe, de esperanza y de amor que reconoce en ella también las maravillas que ha hecho del Señor y que está alegre por su maternidad.

Ocurre también un encuentro, aunque en el vientre materno ese encuentro de Jesús con Juan el Bautista, los dos saltaron de alegría al igual que las madres.
Sería bueno el que nos demos tiempo en nuestras comunidades y reflexionemos; y salgamos al encuentro de todo lo que nos da vida y dejar lo que nos impide ser felices, como dice el Papa Francisco.
No dejen que las peleas de casa las asfixien y se hagan prisioneras. No hay que ir tirando la vida, hay que vivir y si tenemos que morir, muramos vivas y no ya muertas Eso, se resuelve cuando salimos fuera, al encuentro de los otr@s y anunciemos la Buena Nueva. No hay que ir tirando la vida, hay que vivir y si tenemos que morir, muramos vivas y no ya muertas. Hay que disponernos como María e Isabel y desterrar todo lo que nos impida salir y se dé un verdadero encuentro con Dios, con nosotras mismas, con las hermanas de la comunidad y ser solidarias con l@s demás.

Feliz día y que el Señor nos siga enviando su Espíritu y que el Inmaculado Corazón de María, nos siga formando en la Fragua de su Corazón y que se renueve nuestra vocación-misión. Y que el Guardián de nuestra Congregación San José, siga velando por nosotras al igual que San Antonio María Claret y nuestros fundadores M. Carmen Serrano y P. Julián Collell.

Bertha Perez MCM. Teresita García MCM
Superiora General Secretaria General